lunes, 26 de junio de 2006

Como una Oveja Descarriada


Llevo unos días con una extraña sensación. Es como cuando haces algo por hacerlo, como cuando vas a un sitio sin ganas pero simplemente vas porque no quieres estar en casa, como cuando vas de compras y coges lo primero que ves porque no tienes ganas de seguir buscando, como cuando vas a un restaurante y te ponen el filete algo crudo y te lo comes porque no tienes ganas de reprochar o discutir con nadie...

Este fin de semana me he dado cuenta de qué es lo que en cierta manera me estaba atormentando la mente de forma tan sutíl.

Me siento ahora mismo sin rumbo, no me centro en nada de lo que hago, no le pongo interés a nada y he perdido la ilusión por muchas cosas. Hago las cosas por inercia y no disfruto los momentos que no hace mucho me hacían tener esa chispita en los ojos... y lo que más me jode de verdad es que estoy dejando escapar a gente que quiero por la apatía que casi siempre inunda mi vida en esta amarga etapa de mi vida.

Encima vuelvo a caer una y otra vez en la misma trampa que en su momento acabó con la luz que guiaba mis pasos en una dura etapa de mi existencia...

Me cierro; no tengo remedio...

P.D.: Insisto en que los lunes y yo nunca nos llevaremos bien

3 comentarios:

*Lady Laura* dijo...

Mucho no te ´joderá que se alejen si no haces nada por evitarlo, no te quedes mirando actua!!!.

*Angulin* dijo...

SIII... VIVIREEEEEE !!!!

MaGycA dijo...

la etapas pasan, y esta pasara tambien... un besazo enorme y gracias por la suerte que me has deseado, en cuanto escriba esto me voy para su casa... yo hoy tengo desilusion por el palo que me va a dar. un besazo enorme