lunes, 29 de mayo de 2006

otr dia uqe psaa...


Por lo general me considero una persona alegre y dinámica, pero mi cabeza está hecha un lío y a veces me juega muy malas pasadas.

Me pregunto porqué la vida juega con nosotros, porqué somos marionetas del destino y porqué el Sr. sentimiento nos va cortando hilos para que no podamos movernos a nuestro antojo...

La vida se ve de otra manera cuando te cortan uno de los hilos, y aunque incluso nos consideremos personas fuertes, no somos superhombres ni nada por el estilo... y la angustia y la impotencia tarde o temprano nos dejarán con la guardia baja para que otro capricho de la vida se acerque y nos sacuda una bofetada que nos haga girar como peonzas... Y cuando paras de dar vueltas te desmayas...
Una vez que recobras el conocimiento te das cuenta que eres la persona más desorientada sobre la faz de la tierra, o por lo menos eso es lo que piensas... y ahora la que te tiene cogida por los cojones es denuevo la señora angustia junto con la señora impotencia... ¡qué mierda de criaturas tiene esta vida! ¿verdad?... pues todavía puede ser peor...

Pero resulta que no, que notamos una ayuda divina... que nos ha tocado la hermana 'fuerza' y nos ha pegado un pequeño empujoncito para que sigamos para adelante; es mas, si consigues hacerte amigo de la hermana 'fuerza' seguirás teniendo empujones cada vez que los necesites, aunque te sigas preguntando si merece la pena seguir luchando...

¿me entiendes?... pues prueba a intentar joderte la vida mismo... Entonces, y sólo entonces tienes que probar a leer esto denuevo... y luego, si quieres... hablamos.

-Agnuiln-

3 comentarios:

*Angulin* dijo...

Los lunes y yo... nunca nos llevaremos bien.

*Lady Laura* dijo...

Cuando se nos cierra una puerta, siempre, siempre se nos abre una ventana, parece un poco moñas pero es así, además tu tienes mucha gente dispuesta a abrirtele fijo!!!!! Te mando un ciber beso ya que los normales los vendes caros :-*

Rafael Eslava dijo...

Angulín desde dónde estas ahora no puedes ver los caminos que se te abren, solo los que se te han cerrado. Todos nos caemos, en nostros está la velocidad con la que nos levantemos y seguimos caminando y lo que aprendemos en cada caida.
Se que sabes valorar lo bueno de la vida, por lo que estoy seguro de que ya estarás andando ;-)
Un abrazo!