sábado, 11 de febrero de 2006

Nuestro paso por la vida...


El cuento es muy sencillo
usted nace
contempla atribulado
el rojo azul del cielo
el pájaro que emigra
el torpe escarabajo
que su zapato aplastará
valiente


usted sufre
reclama por comida
y por costumbre
por obligación
llora limpio de culpas
extenuado
hasta que el sueño lo descalifica


usted ama
se transfigura y ama
por una eternidad tan provisoria
que hasta el orgullo se le vuelve tierno
y el corazón profético
se convierte en escombros


usted aprende
y usa lo aprendido
para volverse lentamente sabio
para saber que al fin el mundo es esto
en su mejor momento una nostalgia
en su peor momento un desamparo
y siempre siempre
un lío


entonces
usted muere.


Currículum - M. Benedetti

Graciás a mi amigo Manolo "Mike" López por enviarme esto... Cada vez que leo algo de Mario Benedetti siento el impulso de querer comprar algo de él... algún día lo haré, lo prometo

9 comentarios:

*Lady Laura* dijo...

Sé que soy una pesada pero no te conozco, sal del cuerpo de Migué yaaaaaaaaaaaaaa.

Tenue dijo...

Usted vive, y solo asi se dá cuenta de que en esta vida las palabrás son efímeras pero perduran en el corazón de quién las escucha.
Besos

varo dijo...

El señor Benedetti es lo que tiene...

Un saludo ;)

lunax dijo...

que potita forma de ver la el típico argumento de cualquier clase de ciencias naturales (nace,crece,se reproduce y muere)

ains eso si que es inspiración, como yo carezco absolutamente de ella admiro profundamente a quien posee ese don...

buenos blogeros y luneros días

:-)

Anónimo dijo...

Que es eso de egoblog??, no me ha gustado un pelo que lo sepas, eso, eso tu cabreame mas, que como no me tienes casi....

*Lady Laura* dijo...

Soy Laura no sé porque no me sale la imagen

*Angulin* dijo...

sería porque estaba haciendo algunos cambios en el blog...

*Lady Laura* dijo...

:-( ufffffff como me tienesssssssssss.

Manolo Salsero dijo...

De nada amigo mio. Lo que más me emociona de este poema es poder compartirlo con mi gente y que sientan o se emocionen con él.

A ver si nos vemos pecador!